ORGANIZACIÓN: Única manera de combatir la precariedad en VAIT

Todos estos problemas, y más, se derivan del retraso en el pago de las nóminas, algo totalmente inaceptable. Pero el problema ya no es sólo el retraso de las nóminas, el verdadero drama es que con los salarios de miseria no llegamos a fin de mes. Si los salarios fueran decentes no habría que estar pendiente de la fecha de cobro.

Se está volviendo habitual que cada mes tengamos que ir a reclamar que nos paguen el salario que nosotros generamos; uno a uno vamos desfilando ante los encargados y uno a uno nos van despachando con la misma cantaleta, “es lo que hay”, “a mediados te damos el resto”, “la empresa va mal”. Mientras, Juan Carlos Valverde Sobrino -propietario de VAIT- sigue comprando y vendiendo empresas, haciendo ofertas millonarias con el dinero de nuestras nóminas que no nos paga. Debemos dejar claro que con reclamaciones o protestas individuales solo vamos a conseguir que los lacayos del patrón nos señalen y nos acusen de “crear problemas” o de “no trabajar” y utilizando esto como excusa se deshacen del “problema”. Para recuperar lo que legítimamente nos corresponde debemos actuar de forma organizada.

Vemos a compañeros llegar e irse en cuanto encuentran otro puesto mínimamente mejor. Los que llevan años en la empresa, los que hicieron crecer esta empresa con su trabajo, ven sus derechos arrebatados. Hay que tener claro que la precariedad es algo común a todos los trabajos, por tanto, la solución no está en saltar de trabajo en trabajo y rezar por encontrar algo decente; la solución es organizarse aquí en VAIT o en cualquier otro sitio donde estemos.

Con un breve repaso a la prensa veremos que las huelgas proliferan a lo largo de todo el país, en grandes y pequeñas empresas. Estas movilizaciones son el resultado de la precariedad en todos los sectores, por eso, tanto si te vas de VAIT o te quedas, la única solución es organizarse. Como vemos, los problemas no son individuales, son colectivos, de clase, por lo tanto, la solución solo vendrá desde la organización de la lucha colectiva para recuperar los derechos que legítimamente nos corresponden.

Sabemos por experiencia de la naturaleza represiva de la dirección de Vait, sabemos de las presiones que ejerce sobre la plantilla con el fin de crear divisiones entre los propios trabajadores. La sobrecarga de trabajo es brutal, no se cubren los puestos de los compañeros despedidos. Como resultado vemos los innumerables casos de enfermedades a causa del excesivo trabajo y la atroz presión psicológica. Y después de haber causado un daño, muchas veces irreparable, en nuestra salud sufrimos el acoso de la dirección de la empresa que utiliza a sus subordinados para hacer el trabajo sucio.

Pero esto no es nada nuevo, somos conscientes de que la patronal es capaz de todo para mantener su poder. A lo largo de la historia recurrió a torturas, persecuciones, amenazas, matanzas, etc.; la guerra sucia forma parte de su ser, de su idiosincrasia. Por eso debemos estar atentos ante cualquier movimiento de la empresa que signifique una agresión a nuestros puestos de trabajo, buscando maximizar los beneficios a costa de despedir trabajadores o reduciendo nuestros derechos a la nada.

Nadie vendrá a salvarnos ni a sacarnos las castañas del fuego, debemos hacerlo nosotros mismos, con nuestra unidad y organización en base a los principios del sindicalismo de clase.

¡Fortalece la organización de los trabajadores, únete a la

Coordinadora Sindical de Clase (CSC)!

INFÓRMATE DE NUESTRAS REUNIONES

¡PONTE EN CONTACTO CON NOSOTROS!

LEE NUESTROS COMUNICADOS ANTERIORES:

  1. La CSC con los compañeros de VAIT

  2. La patronal de VAIT y del resto del sector está organizada

  3. ¿Hasta cuándo compañeros de VAIT?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *