DISERMODA DESPIDE AL DELEGADO SINDICAL DE CSC

El pasado 1 de agosto, Rubén Millán, trabajador de Disermoda desde hace 7 años y delegado sindical de Coordinadora Sindical de Clase (CSC) desde las últimas elecciones sindicales celebradas en enero de este año, recibió por parte de la dirección de la empresa la carta de despido. Según la empresa, la causa era la mala utilización del crédito horario al que tiene derecho.

A ningún trabajador y trabajadora de Disermoda se le escapa que esta razón esgrimida por la empresa no es mas que una cortina de humo para tratar de ocultar que el trabajo sindical de Rubén en defensa de los derechos laborales es la única causa de su despido. Su trabajo como delegado de esta organización está plenamente justificado pero, además, la empresa se inmiscuye en algo que no le compete ya que el uso del crédito horario (15 horas mensuales) los debe justificar únicamente ante los trabajadores y trabajadoras.

Pero hay más. El despido de Rubén lleva aparejado también un mensaje subliminal de la empresa para que nadie se mueva y siga aceptando las condiciones vejatorias a las que la plantilla ha estado sometida durante años. El acoso al que ha sido sometido el compañero desde que fue elegido representante de los trabajadores/as ha sido constante comenzando con el despido de su compañera en otra empresa del grupo Ogoza hasta su actual carta de despido que, como no es necesario explicar, recurriremos en instancias judiciales.

La prepotencia de la empresa no puede ser mayor y es obligación de la plantilla no solo solidarizarse con su representante sindical, también mostrar públicamente su dignidad y no permitir que la dirección se salga con la suya. Al envite que pone sobre la mesa pasando por encima incluso de derechos recogidos en la Constitución, la plantilla debemos responder con un órdago que sea capaz de pararles los pies.

Debemos tener muy clara esta idea: el despido de Rubén no se trata de un ataque único y exclusivo contra el delegado de CSC, el despido de Rubén es un ataque contra los trabajadores y trabajadoras de Disermoda, contra su derecho constitucional a elegir a quien debe representarles y contra los derechos laborales de toda la plantilla. El ataque contra nuestro representante sindical es una llamada de atención contra cualquiera que pretenda reivindicar sus derechos, indicándole el camino.

Pero los trabajadores y trabajadoras de esta empresa tenemos nuestra dignidad y el sindicato CSC va a estar a su lado. Por lo pronto, Rubén seguirá siendo trabajador y delegado de personal mientras no haya una sentencia judicial firme. Por otro, ya hemos procedido a sustituir al compañero con otra trabajadora que se hará cargo de la sección sindical. Ese es el primer mensaje que debemos lanzar a la dirección de la empresa: por cada uno al que golpeéis, nuestra respuesta aumentará.

Hoy, 8 de agosto, nuestra protesta ante la empresa se hará visible por primera vez para que sea pública la imagen represiva de Disermoda y Ogoza. Pero para que Rubén sea readmitido y nuestros derechos laborales sean respetados, la plantilla debe asumir el protagonismo de la movilización. Y para ello puede contar con el sindicato Coordinadora Sindical de Clase que estará siempre al lado de la clase trabajadora.

Readmisión Rubén

Ogoza y Disermoda despide y reprime

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *