Contra el sindicalismo vertical, la única alternativa es el sindicalismo de clase.

El pasado día 27 de mayo de 2015, en un desayuno organizado por  la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE) sobre la reforma laboral de Rajoy, el Presidente de la Patronal CEOE, Juan Rosell, hizo una defensa enfervorizada de CCOO y UGT y del modelo sindical español. Señalaba el Presidente de la CEOE en dicho desayuno que “Los sindicatos tienen que ser fuertes y potentes, si no, nos volveremos asamblearios y así no se llega a ninguna parte porque es el que más grita el que se lleva la razón” demandando que tanto a los sindicatos del régimen, como a la Patronal, debían ser sostenidos, aún más, por el Estado, reclamando que parte de la negociación colectiva fuera financiada por las cotizaciones a la Seguridad Social, para sentenciar en que “es un error pensar que nos tenemos que cargar los sindicatos, porque han dado cohesión al país y en la negociación colectiva han hecho un papel importante”. Y, ciertamente, el Presidente de la CEOE tiene razón pues los servicios que han prestado los sindicatos CCOO y UGT a los empresarios, a los capitalistas, han sido colosales, como colosales han sido las traiciones que han perpetrado contra la clase obrera.

¿Y cuál es “el papel importante” que han hecho los sindicatos verticales CCOO y UGT, según la Patronal?

  • Salarialmente, CCOO y UGT, han sido un instrumento para garantizar que los salarios crezcan por debajo del incremento de la carestía de vida, o lo que es lo mismo, que los trabajadores cada vez sean más pobres puesto que los salarios pierden cada vez más poder adquisitivo. CCOO y UGT han sido el mejor instrumento que han tenido los capitalistas para tirar por tierra los salarios reales durante estas últimas 4 décadas, como demuestra la curva naranja del siguiente gráfico:

  • Desde 1985 a enero de 2018 la carestía de vida ha ascendido un 196,6%, sin embargo, el salario mínimo interprofesional, en términos reales, únicamente ha subido un 7,45% en ese mismo período.
  • La participación de las rentas del trabajo con respecto de la Renta Nacional han retrocedido en torno al 20% en el periodo comprendido entre 1978 y 2017. Esto quiere decir que se ha producido una transferencia de riqueza desde la clase obrera hacia los empresarios.
  • La Reforma Laboral de 1976 tenía como principio fundamental la fijeza del Empleo. Este modelo económico alabado por la CEOE, que pide defender a los sindicatos CCOO y UGT, ha traído, a lo largo de estos 42 años de “democracia”, la contratación temporal, la subcontratación, las ETTs, unos índices de temporalidad endiablados que hacen que el número de contratos indefinidos que se hacen no lleguen al 10%, etcétera.
  • La tasa de actividad se encuentra por debajo del 60%, con una población inactiva de más de 16 millones de personas, a los que hay que sumar casi 3,5 millones de parados. Esto quiere decir que en el estado español hay más personas en edad de trabajar que no trabajan – ya sea porque son inactivos o porque estén en desempleo – que personas que trabajen.

Por todo esto, la Patronal CEOE defiende el modelo de la negociación colectiva con CCOO y UGT y por eso demanda que se les fortalezca. Porque estos 40 años han significado un empobrecimiento y un retroceso de los trabajadores y un enriquecimiento de los empresarios ¡Ese es el producto del modelo sindical de  la CEOE, CCOO y UGT y que la Patronal defiende!

El Fuero del Trabajo de 10 de marzo de 1938 del franquismo, con una enorme influencia de la Carta dei Lavoro fascista de Mussolini,  definía la nación como una unidad moral, política y económica íntegramente realizada dentro del Estado fascista, estableciendo unos sindicatos verticales organizados por ramas de la producción bajo la dirección del Estado, que se encargarían de la armonización y la cooperación entre las clases bajo el signo del “interés general de la Patria”, entiéndase interés general de los Empresarios. Durante la democracia, CCOO y UGT han sido instrumentos del Estado para someter a la clase obrera a los intereses de la burguesía. De hecho, durante finales de los 70s y los 80s, con una inflación desbocada, el papel jugado por los sindicatos del sistema no era otro que garantizar que la subida salarial siempre estuviera por debajo de la carestía de vida, empobreciéndose el obrero.  Ya desde la década de los 90s en  adelante, con los distintos Acuerdos de Negociación colectiva, esa forma de actuación se camufló bajo el principio fundamental de ‘moderación salarial’  para rematar estos últimos años en desvincular los salarios de la carestía de vida todo ello en aras ‘del bien general del país’, lo que Franco llamaba interés general de la Patria, de tal modo que los sindicatos verticales, y amarillos, de hoy – CCOO y UGT – actúan de manera idéntica al sistema sindical fascista.  Tan igual es,  que la emulación del Estado corporativo fascista se refleja en el  Estado actual se en el SIMA (Sistema Interconfederal de Mediación y Arbitraje), SERCLA en Andalucía, SMAC en Madrid o en Castilla La Mancha, etcétera así como en los arbitrajes de los distintos Centros de Mediación y Arbitraje. Todos estos organismos, ya sean a nivel nacional, autonómico o provincial, están compuestos por representantes de la Patronal, del sindicato vertical – CCOO y UGT – y de las Administraciones del Estado  correspondientes, llámese en el Estado corporativo Corporaciones de Estado, al objeto liquidar la lucha de clase reconduciéndola a través del Estado. El XVII Convenio TIC es un ejemplo nítido de elaboración de un Convenio Colectivo no por parte de los trabajadores, ni tan siquiera de los Representantes Sindicales, sino de una propuesta de convenio planteada por el SIMA que es asumida por las partes, sin contar en absoluto con los trabajadores, que son ajenos a todo. Tenemos, pues, que salvo la nomenclatura empleada, el modelo sindical de hoy es cuasi idéntico al modelo sindical del fascismo, y ello se refleja en el grado de represión y miedo existentes en los centros de trabajo donde los representantes sindicales son los primeros vendidos al servicio de los intereses de las empresas, viéndose claramente en sectores como el comercio con FETICO y FASGA, o en los otros sectores donde las candidaturas amarillas en gran parte representan a las siglas de UGT y de CCOO.

CCOO y UGT, y su sindicalismo vendido y corrompido, únicamente sirven a la Patronal, por eso Rosell sale, siempre que puede, en su defensa. La negación de  este sindicalismo corrompido promovido por el Estado de los empresarios, y la Patronal, heredero del franquismo es la reconstrucción del sindicalismo de clase en el conjunto del Estado, un sindicalismo militante y comprometido con la clase obrera y con su emancipación social como clase, un sindicalismo antiimperialista e internacionalista, un sindicalismo cuyo funcionamiento sea asambleario y la Asamblea sea el centro de decisión de los trabajadores y no las mesas camillas entre corruptos a espaldas de la clase donde pergeñan todas sus traiciones, como defiende la Patronal y sus sindicatos amarillos.  

Y en esta dirección de impulsar y fortalecer el sindicalismo de clase, y avanzar en la unidad del mismo y su organización, el pasado día 10 de julio celebramos en Madrid una reunión de los sindicatos afiliados a la FSM, sindicatos amigos, iniciándose un proceso de reagrupamiento del sindicalismo de clase. Sobran los motivos para hacer que este proceso iniciado avance y se desarrolle pero, sobre todo, es una necesidad vital para la clase obrera. CSC apoya este proceso de reagrupamiento inicial el pasado día 10 de julio, estando firmemente convencidos de que este reagrupamiento del sindicalismo de clase y su consecuente fortalecimiento organizativo no sólo redundará en una mayor participación de la clase obrera en la solución de sus problemas económicos y políticos, sino que supondrá una estocada mortal para el sindicalismo amarillo de CCOO y UGT que nos ha conducido a la clase trabajadora a condiciones de miseria y desempleo nunca vistas.

 

¡Únete al sindicalismo de clase, fortalece  la CSC!

¡Por la unidad del sindicalismo de clase!

¡Proletarios del Mundo, uníos!

COORDINADORA SINDICAL DE CLASE (C.S.C.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *